La excelencia en los pequeños detalles, es la clave.

Si crees que tu impacto es insignificante, pregúntale a la gota que rebalsó el vaso.